jueves, 22 de julio de 2010

capitulo 27 (y último)




Álex se levanta de la cama de Cayetano envuelto en una sábana. Cayetano se levanta desnudo, lo abraza:
--lo único que quería era el dinero... Quería que todo lo que era suyo fuera tuyo...
Álex está perplejo:
--¿todo acabó...?
Cayetano lo abraza muy fuerte:
--sí, todo acabó y ahora tienes que cumplir tu promesa... ahora es nuestro momento...
Cayetano está feliz porque ahora tiene a Álex para él pero éste piensa en Marcos y siente un vacío en su alma...

Álex entra en la empresa en la que siempre trabajó de celador y ahora es el dueño. Se siente extraño. Álvaro se acerca a él.
--¿¿qué es lo que está ocurriendo? ¡¡toda la familia está muy alterada...¡¡
--todo es muy complicado...
--pero es que hay el rumor que todo es tuyo...
Álex iba a pasar de largo pero se retiene.
--Tú que te has recorrido todos los rincones de esta empresa, dime una cosa...
Álex le señala el anillo:
--no has visto un cuadro en el que salga esta anillo??
Alvaro piensa un momento. Álex está ansioso.
--por favor, es importante...
--sí... en el almacén... con los trastos...
--¿¿me lo puedes enseñar?
Alvaro le sonríe:
--claro que sí... jefe...
Álex le da una patada, en broma, en el trasero.
--venga, no me vengas con tonterías...
Alvaro le muestra esa cuadro. Es muy grande, es del abuelo de Álex. Álex se emociona.
--se parece a ti, ¿no?
Álex se fija en el anillo, pone su sello sobre el del cuadro y se abra un cajón secreto de detrás del cuatro.
--¡¡siempre me extrañó que el cuadro fuera tan grande...¡¡
Álex revisa los documentos viejos. Son las escrituras de todas sus propiedades en donde se demuestra que todo lo que le cedió Marcos era en realidad suyo.
--¿¿qué es lo ocurre?
--que a partir de ahora eres el vicepresidente de esta empresa...
--¿¿cómo?
--Por favor... llama a una junta de la familia Javiera... incluidos Eugenia y Marcos...
Álvaro no entiende nada pero obedece...




La junta es muy tensa. Reinaldo está molesto por el cuadro que hay en la sala, dónde estaba el suyo. Además Álex le quita el sitio en Presidencia. Los ánimos están muy alterados. Axel mira triste a Eugenia. Álex muestra todas las pruebas, habla de que el abuelo de Marcos y la abuela de Eugenia fueron amantes para sorpresa de estos dos, de como el abuelo de Marcos mató al de Eugenia y luego al de Álex. Demuestra también que todo era de él... Todos miran a Marcos. Este lloroso le dice:
--entonces todo fue por eso... Te acercaste a mí para vengarte de mí...
Ramiro se ríe y dice:
--¡¡claro... ¿¿que pensabas...¡¡?'
Álex está desesperado:
--¡¡no, así no son las cosas...¡¡
Marcos se va llorando. Álex se va tras él. Lo atrapa antes que se mete en el ascensor.
--¡¡Marcos... tenemos que hablar...¡¡
Marcos está muy alterado. En realidad Álex sabe que no tiene como explicarse, que nadie creería en él. Marcos está muy herido.
--¡¡tu venganza ha quedado genial¡¡ ¿quieres mas? has acabado con mi vida... si quieres me mato... ¿eso es lo que quieres? ¡¡te juro que morir me encantaría¡¡
Álex lo abraza muy triste.
--¡¡no digas eso. la vida es bella¡¡
--¡¡será la tuya, la mía era una mierda... contigo vivir un sueño que es ahora una pesadilla¡¡
Álex le reprocha aunque no muy molesto, tampoco quiere que Marcos lo vea como el amor de su vida:
--tampoco te hagas el digno... a ti solo te atrajo mi cuerpo... fue sexo... ¿o me vas a decir que te acostaste conmigo por amor a los 2 minutos de conocerme?
--fue mi primera vez... --dice Marcos lloroso.
--¿y a mí de qué me sirve... ?lo hubieras hecho con cualquiera...
A Marcos le duelen mucho las palabras de Álex. Con un nudo en la garganta le dice:
--tal vez no y me enamoré de ti...
Álex siente culpa.
--yo lo siento, te juró que te pasaré una pensión... puedes seguir en la casa... tu familia también, si quieres...
Marcos le da un rodillazo en los genitales y se va. Álex tarda en recuperarse y además sabe que nada de lo que le diga hará que crea en él... La verdad es algo tan difícil de creer...






Álex deja la empresa y entra en una iglesia cercana. Enciende una vela:
--descansa en paz, abuelo... Al fin descansa en paz...
Quiere ir al cementerio a dejar flores en la tumba vacía de su abuelo en las que tantas veces lloró su madre pero decide tirar las flores al mar.
--ya todo pasó...
Al llegar a su casa se sorprende al ver a Ramiro.
--¿¿qué haces aquí?
Ramiro se muestra seductor:
--vine para decirte que te amo... que quiero vivir contigo...
A Álex le toma de sorpresa pero no se puede resistir y hacen el amor. Luego se viste. Agarra de las chequeras que le dio Marcos y firma un cheque. Se lo tira a Ramiro decepcionado. Sabe que lo único que quiere es su dinero:
--toma... por tus servicios... cobra lo que quieras...
Y Ramiro que se ha acostado con él por como mínimo la mitad de todo se pone furioso, espera que Álex creyera en su amor para robarle.
--¿¿de qué hablas??
--si crees que un polvo contigo vale más te equivocas y ahora vete... no te quiero volver a ver más...
Ramiro está furioso.
--¡me las vas a pagar... yo nunca me he acostado con un hombre, me tienes que dar más...¡
Dolido Álex le dice:
--pues te has convertido en maricón por nada... ¡vete¡
Ramiro se siente muy ofendido:
--¡¡me las vas a pagar, maldito...¡
Álex no puede creer como durante tanto tiempo ha estado enamorado de ese hombre tan superficial.
--¡¡vete, maricón...¡
Ramiro se va dolido. Esta desesperado cuando llega a la mansión. Necesita desahogarse y al llegar a la cocina se encuentra con Ninfa. Ella lo mira con miedo pero todo es muy rápido. Él la hace prisionera de su cuerpo, no hay nadie, nadie escucha sus gritos cuando la viola. Luego él se sube los pantalones satisfecho por haber sido el primero. Se da la vuelta:
--luego te doy tus honorarios... --dice riendo.
Ninfa está como loco, alcanza un cuchillo que antes no había podido agarrar y se lo clava en la espalda... Él la mira y muere sobre ella que grita como una loca...

Álex llega a casa de Cayetano. Lo ve alterado.
--¿¿te has enterado?
Álex se pone una copa.
--¿qué pasa?
--Marcos se ha cortado las venas...
Álex siente un gran dolor en su alma... LLora.

2 mes después... Álvaro visita a Ninfa en la cárcel. Está desesperada.
--saldrás de aquí... yo te voy a ayudar...
Con un hilo de voz, Ninfa dice:
--estoy embarazada...
Los dos se miran impactados.

Axel está viviendo en un pequeño apartamento. Lo va a ver Eugenia.
--vaya, tu aquí... --dice él con desprecio.
La mujer se ve muy abatida.
--podemos hablar...?
--si no te da asco tanta pobreza...
Eugenia ahora ya no piensa en eso. Se sienta en un viejo sofá. él la mira intrigado:
--¿¿que haces aquí? oí que vivías con un viejo rico...
--me echó de casa...
--¿y eso...? --dice él risueño.
--me acosté con su hijo y su nieto...
Axel muy dolido le dice:
--¿¿que quieres...??
--estoy embarazada...
--¿qué?
--son muchos los posibles padres... más de 10... incluido tú... ¿y ahora qué hago?
Eugenia llora. Está desesperada. Axel la mira conmovido. En cuclillas la besa en la mano:
--¿te quieres casar conmigo?
Ella lo mira emocionada:
--¿te casarías conmigo pese a todo esto?
Axel le acaricia el pelo:
--si te acostumbras a ser pobre, si me eres fiel... sí, me caso contigo... seré el padre de tu hijo... nadie debe saber que no lo soy...
Eugenia y Axel se funden en un abrazo...

Álex está en la empresa. Álvaro está con él.
--¿no se sabe nada de don Reinaldo?
--No, Axel está muy preocupado pero parece que está bien... Luego de divorciarse de Eugenia parece que se fue con lo poco que tenía a un crucero en busca de alguna otra vieja millonaria...
--Entonces estará bien ¿y tú? ¿Estás bien?
Muy triste Álex le dice:
--¿puedo estar bien cuando alguien se quiso matar conmigo y ahora se está consumiendo en una clínica mental sin querer ver a nadie?
--pero vives con Cayetano... ¿Te va bien con él...?
--es una promesa que le hice...
Álex se queda solo. Mira a la ventana. Tiene los ojos enrojecidos, hay una pena en su alma por no haber podido haber ayudado a Marcos y por no saber cómo explicarle que no fue él quien le hizo tanto daño.

2 años después... Ninfa sale de la cárcel después de cumplir condena por el asesino de Ramiro. La espera un hombre que siempre la ha ayudado, Álvaro. Éste se ha hecho cargo de la hija de Ninfa. Ninfa agarra en brazos a su hija y luego le agradece a Álvaro todo lo que ha hecho por ella.
--y espero que me dejes hacer más...
Él la mira enamorado y ella coqueta:
--me gustaría...
Se miran con timidez y se van juntos como una familia feliz.

Por otro lado, Axel se está dando un baño con el pequeño Ramiro. Entra Eugenia feliz. Ella agarra en brazos a su hijo y mientras Axel se viste ella le dice:
--estoy embarazada... espero un hijo tuyo...
Axel se queda sorprendido. Nunca pensó ver a Eugenia feliz en una vida pobre, feliz por estar embarazada de él, pero Eugenia ha cambiado. El amor de Axel la ha cambiado. Él no dice nada, sólo la mira con amor. Eugenia le sonríe enamorada.

Álex se está vistiendo. Cayetano ha sido feliz a su lado pero sabe que Álex no.
--me enteré que Marcos es dado de alta... ¿lo irás a ver?
--si, espero que ahora sí me reciba y acepte mi ayuda...
--le has pagado el hospital, no tiene por qué estar molesto conmigo...
--le hice daño y si le explico lo que pasó no me va a creer...
--¿tal vez yo pueda hablar con él?
A Álex le sorprende:
--¿tú harías eso?
Cayetano se ha dado cuenta que no tiene sentido retenerlo a su lado:
--en estos dos años he aprendido a conocerte... creo que ese sentimiento de pena y culpa que sientes hacia él es algo más... y debes averiguarlo, eres libre... libre para buscarlo...
El corazón de Álex late con fuerza...
--¡¡gracias...¡¡ ¡¡gracias¡
Y se va muy contento.

Marcos sale de la clínica. Está muy triste. No sabe qué hará con su vida. Álex lo espera en frente al auto. Marcos quiere mostrarse molesto pero está derretido. Sabe que se ha preocupado por él y aunque no se han visto el amor que siente por él es muy grande. Se estremece al acercarse a él.
--¿¿qué haces aquí?
--te quise ver no me dejaron... ¿no me querías ver?
--Ya olvida lo que pasó... tú tienes lo tuyo y yo... me espabilaré...
Álex lo mira con cariño:
--nunca has sabido, yo te puedo ayudar... ¿sabes que puse la mansión a tu nombre? También quiero que trabajes en la empresa...
--¿porque haces esto por mi?
Álex le acaricia:
--te quiero...
Marcos se estremece.
--nunca me lo dijiste antes...
Álex le sonríe:
--¿y que piensas?
--que no te creo... tú sólo te querías vengar de mí...
-- Es una historia complicada que ya no tiene caso pero ¿¿y porqué no pensar que me enamoré de ti?
--Mi abuelo mató al tuyo --dice Marcos con vergüenza.
Agacha la cabeza pero Álex le acaricia la barbilla y se miran a los ojos:
--no me importa...
--pero a mí si.
Los dos se miran con intensidad y se besan apasionadamente. Álex lo estrecha entre sus brazos.
--ahora sí te cuidaré y te protegeré como tú querías...
Marcos lo mira feliz pero con reservas:
--¿no es por compasión...?
Álex sonríe y lo estrecha entre sus brazos:
--tienes toda la vida por comprobarlo...
Van a pasear a la playa. Álex lo mira coqueto. Se desnuda. Los dos se quedan en bóxers y Álex entra en el agua. Lo anima a él para que se mete. Se besan y abrazan. Marcos por fin tiene el cuerpo y la mirada... los dos están felices... Álex está más convencido que nunca que al fin encontró el lugar en el que quiere estar...
FIN

capitulo 26







Álex está en la puerta de la habitación de Marcos, Marcos lo abraza por la espalda.
--no te vayas... --le suplica Marcos.
--ya hemos hablado de eso... no me puedes retener...
--pero es que tú en la noche me prometiste que --solloza Marcos.
Álex no lo deja acabar, se le gira y le pone las manos en las mejillas:
--no hagas caso de lo que te digo en las noches...., no soy yo...
Desesperado Marcos le dice:
--¡¡eres ahora cuando no eres tú¡¡
Álex mira a Marcos con mucha pena:
--confía en mí... siento mucho que te hayas ilusionado por mí pero yo no puedo corresponderte...
Marcos está pálido, lo abraza con desesperación:
--¡¡no me hagas esto¡¡ ¡¡sin ti yo me muero...¡¡
Álex trata de calmarlo:
--trata de entenderme... yo no estoy en mi mejor momento... no te puedo ayudar...
--¡¡pero yo no puedo vivir sin ti, mi vida era una mierda sin ti...¡¡
Álex lo mira con mucha pena:
--todo esto es difícil para mí...
--¿¿y yo que hago? No puedes ignorar la fortuna que tienes...
Álex está desesperado:
--está bien... deja que lo piense... pero ahora tengo que irme...
--¿volverás?
Álex le sonríe:
--seguro... confía en mi...
Marcos se mira en sus ojos, lo acaricia:
--sé que nunca me harías daño...
--te juro que no, almenos queriendo yo... y ahora ¿me puedes abrir?
Marcos le abre la puerta. Está muy triste. Álex lo mira con cariño, le acaricia la cabeza:
--gracias, gracias por todo...
Marcos está muy triste:
--piensa que un minuto sin ti es como un siglo sin vida...
--No seas tan dramático, deberías hacer algo con tu vida. No te la puedes pasar aquí encerrado...
--es que la única vida que me interesa vivir es a tu lado...
--no me puedes pedir que me haga cargo de ti cuando no puedo hacerme cargo de mí --Álex aturdido.
Marcos lo mira como si fuera un animal herida que necesita amparo, Álex lo mira compasivo. Le gustaría protegerlo pero no sabe cómo:
--quédate tranquilo, volveré...
A Álex le duele ver como Marcos sufre por él pero está demasiado atormentado.

Eugenia está saliendo del cuarto de Axel arreglándose la ropa. Ramiro la ve y se muere por los celos. La agarra de los brazos:
--¿¿¡¡¡también te acuestas con él??¡
--¡¡y a ti que te importa...¡¡
--¡¡tú eres mía...¡
Eugenio lo mira con odio:
--¡¡que me acueste contigo no tiene nada de especial... además tu hermano es mejor en la cama que tú...¡¡
Ramiro está muy ofendido:
--¡¡eres una cualquiera...¡¡
Álex los está mirando a lo lejos. Les escucha. Y él que veía a Ramiro como el caballero perfecto le decepciona mucho ver cómo se comporta. De repente los amantes ven a Álex.
--¿¿¡y tú que haces aquí?? --Eugenia.
Álex agacha la cabeza con vergüenza:
--ya me voy...
--¡¡y no vuelvas, maricón¡¡ --Ramiro.
A Álex le duele mucho el maricón de Ramiro... Con mucho desprecio el mayor de los hermanos Javiera le dice:
--¿que pretendes conseguir acostándote con esa locaza?
--no quiero nada...
Álex se va a ir con vergüenza pero Marcos que lo ha escuchado todo no quiere que humillen a su amado
pero yo se lo di todo...
Álex no quiere que se sepa su secreto.
--¡¡callate Marcos...¡
--¡no, no me callo...¡¡ ¡¡le cedí todos mis bienes...¡ ¡¡ustedes no tienen nada...¡¡
--de qué habla? --Eugenia a Ramiro.
--¡¡no es en serio no¡¡
--¡¡sí es en serio... esta casa... las empresa... todo ahora es de Álex...¡¡
Álex mira herido a Marcos. No le hace gracia que lo haya contado. Eugenia al borde de un infarto:
--pero nos quedaran los bienes de mi marido...
--¡¡él no tiene nada..¡¡ ¡¡nada¡¡ --Marcos.
Eugenia está apunto de desmayarse. Ramiro se pone como loca:
--¡¡maricona de mierda...¡
A Álex le duele mucho el odio de Ramiro que le da de puñetazos. Marcos grita.
--¡¡ayuda, ayuda...¡
Salen Reinaldo y Axel.
--¿¿que pasa?
Eugenia se acerca a Reinaldo:
--¡dime que no es cierto que todos tus bienes en realidad eran de esa maricona...¡
La cara de culpa de Reinaldo lo delata, Axel con una sonrisa dice:
--así es...
Antes que ella diga algo Reinaldo se acerca a ella:
--¡¡yo te amo...¡
Con mucho desprecio Eugenia le dice:
--¡¡Marcos le ha cedido todos sus bienes a Álex...¡
Mientras que Reinaldo se lanza sobre Álex, Eugenia se va a ir, Axel la agarra del brazo:
--¿y ahora?
Con mucho odio Eugenia le dice:
--me voy... porque quieres que me quede? por ti... ¡¡eres un pobretón... nunca me fijaría en ti...¡¡
Eugenia se va a su cuarto. Axel se queda muy herido. Marcos le suplica:
--¡¡ayuda a Álex...¡¡
Entre Axel y los de seguridad separan a Álex de Ramiro. Entonces Ramiro aunque está sujeto por los de seguridad le grita a Marcos:
--¡¡no vales para nada... ojala te hubieras muerto cuando te quisiste suicidat... no vales para nada... Álex no te quiere... él jamás se fijaría en ti sino es por tu dinero...¡¡ ¡¡eres un idiota... ya no lo volverás a ver...¡¡ ¡¡ya no...¡¡
Marcos mira asustado a Álex:
--¿eso no es verdad, no?
Álex le pone la mano en las mejillas a Marcos y dice:
--me alegro de haberte salvado de esta gente... Confía en mí...
Álex mira con dureza a Ramiro:
--¡¡salgan los 3 de mi casa...¡
Álex se va, aturdido. Ramiro y Reinaldo lo quieren matar pero los retiene los de seguridad. Luego al ver a Eugenia con una maleta, Reinaldo se le tira a los pies. Le suplica que no se vaya. Eugenia mira a los 3 hombres. Siente un gran dolor al dejar a Axel pero su ambición es mayor. Axel levanta a su padre:
--¡¡esa mujer es una zorra... déjala...¡
Axel y Eugenia se miran con dolor... con amor.
--¡¡vete... ¿¿que esperas?
Eugenia se va, llora por dejar a Axel. Éste se traga sus lágrimas. Reinaldo está como loco mientras Axel lo consuela. Ramiro está muy furioso.

Álex llega a casa de Cayetano. Éste lo está esperando. Lo ve muy abatido.
--¿¿qué ha ocurrido?
--luego te cuento... ¿y tú que noticias tienes?
--las mejores... --entusiasmado
Cayetano ha encontrado un cofre con información que implica al abuelo de Marcos y a la abuela de Eugenia, hay foto y el parecido con sus nietos los delata. También hay fotos del abuelo de Marcos, Álex y Cayetano juntos. Es el Álex que lleva el anillo que ahora tiene Álex. Hay correspondencia del abuelo de Marcos a la abuela de Eugenia, eran amantes pero estaban casados. Se habla de cómo Eugenia va a seducir al abuelo de Álex y como con la ayuda del abuelo de Marcos iban a sacarle todo al abuelo de Álex para hacerlo desaparecer luego...
Álex está muy angustiado por todo lo que ha descubierto. Cayetano ansioso, señala una carta:
--¡¡aquí mi abuelo cuenta como ayudó al abuelo de Marcos a esconder el cadáver de la abuela de Eugenia celoso por su romance con el abuelo de Marcos... Cuenta mi abuelo que estaba enloquecido pese a que había sido un plan y temía por la vida de su amigo... por tu abuelo... Estaba seguro que lo haría desaparecer...
Álex está muy abatido. Aunque parece que todo ha acabado está muy ansioso porque han pasado demasiadas cosas en poco tiempo. Cayetano le pone las manos en los hombros:
--en esta carta se menciona dónde deben estar los documentos que prueban que todo lo que tiene Marcos es en realidad tuyo...
--eso ya no importa...
Cayetano se levanta. Lo acaricia.
--creo que pronto seremos libres...
Cayetano lo besa y Álex necesita un desahogo... Están horas juntos. Los dos desnudos en la cama. Charlando. Amanece. Es Cayetano el que se da cuenta de algo.
--¿¿te das cuenta...? --Cayetano ansioso.
--¿de qué? --Álex muy agobiado.
--ha amanecido¡¡
--y?
--¡¡¡no has cambiado...¡¡
Álex lo mira con el ojo desencajado por la sorpresa.
--¡¡es cierto y entonces...¡¿¿¡todo acabó??
Álex no puede creer que su pesadilla haya acabado.









capitulo 25



Álex mira abatido a un ansioso Marcos.
--porque has hecho esto?
A Marcos le duele su tristeza. Lo acaricia:
--No creo que ser un hombre rico sea para ponerse tan triste...
Álex tira los papeles.
--son copias... ya todo está hecho...
Álex se lleva las manos a la cabeza. Está muy alterado:
--¡¡no sabes lo que has hecho...¡
Marcos le acaricia:
--claro que sí... es nuestro futuro... ahora estaremos siempre juntos...
Álex le tira patadas a los papeles:
--¿¿¡y así quieres conseguir el amor?¡
--Tú me lo dijiste... me dijiste que sólo así te ibas a librar de ese maldito hechizo...
Álex se calma. Le pone la mano en las mejillas:
--¿¿y tú me creíste??
--claro, porque me ibas a mentir...
Álex le sonríe con tristeza:
--no lo ibas a entender...
Álex le da la espalda. Marcos le mira con deseo y con ternura.
--Álex...
Marcos le habla con dulzura. Álex siente pena de él pero no le dice nada. Marcos le agarra de la mano:
--lo hice por ti... No para que te sientas mal...
Álex se gira y lo mira abatido:
--¿¿qué quieres de mi?
--que nos amemos...
Álex le acaricia la mejilla:
--no me puedes obligar...
--pero en las noches...
Álex no le deja que siga. Le pone las manos en los labios y le dice:
--debes entender que esto que has hecho no es normal... Nadie regala un imperio a alguien porque sí...
--porque sí no... tú me has dado el amor... Ha sido porque sin ti me quería morir.
--no hables así... no hables de morir...
--¿porqué? Era lo único que quería hasta conocerte a ti...
Álex se sienta en la cama, le agarra de la mano y lo invita a sentarse con él.
--no me conoces... ¿o es que ha habido algo más que sexo?
Marcos no dice nada, pero agacha la cabeza con vergüenza.
--¿lo ves? --dice Álex.
Marcos levanta la mirada. Le acaricia la mejilla:
--es cierto... me encanta coger contigo pero no es solo eso...
Álex sólo cree que para Marcos es un capricho pasajero y no entiende que le haya dado todo su dinero.
--me he enamorado de tu mirada... esa mirada que en la noche no tienes...
Álex traga saliva. Tiene que hacer un esfuerzo para que no se le escape las lágrimas. Le conmueve que Marcos haya notado la diferencia entre el día y la noche. Le sabe aún peor lastimarlo. Agarra los documentos que están por el piso. Su culo en pompa llena de deseo a Marcos. Desearía pellizcarlo pero es más fuerte la ternura que está sintiendo. Álex le entrega los papeles. En cuclillas frente a él le dice:
--yo no puedo aceptar esto...
--ya lo has hecho... --dice Marcos con una tímida sonrisa.
--te lo devuelvo... --sentencia Álex seguro.
Marcos le sonríe y le dice:
--no lo quiero... tu veras lo que haces pero mi padrastro, yo y su familia dependemos de ti...
Álex se lleva las manos a la cabeza:
--¿¿qué quieres de mí?
--que te dejes amar...
Álex lo abraza. Marcos se aferra a él con desesperación:
--vamos a estar siempre juntos... vamos a ser tan felices...
Álex llora y dice para sí:
--me la jugaste, Octavio...
Su otro yo lo ha metido en una situación de la que no sabe cómo salir.















Como todas las mañanas, Eugenia entra en el cuarto de Axel mientras éste se está duchando. Ella lo desea tanto, se acerca peligrosamente pegando su cuerpo a la puerta entreabierta. Axel oye sus jadeos. Aunque Eugenia trata de huir él se cubre con una toalla y la atrapa.
--¡¡déjame, bruto¡ --grita ella mientras él la agarra del brazo.
--¿¿qué haces aquí?
Él la mira seductor. Ella siente rabia de haber sido descubierta.
--¡¡déjame maldito¡¡ ¡les diré a todos que me quieres violar...¡
Axel sonríe:
--¿¿y cómo vas a justificar que me estabas espiando en la ducha??
--¡¡yo no hacía eso... ¡¡que más quisieras tú¡¡
A él la situación le divierta.
--¿¿y qué hacías?
Axel sonríe porque por primera vez ha dejado sin palabras a la esposa de su padre y es que la verdad no tiene defensa. Ella lo sabe y por eso siente rabia. Por eso él se aprovecha:
--¿¿es que me quieres ver en pelotas? ¿¿qué clase de mujer eres tú? ¡¡eres una cualquiera¡
Aunque la ofende, a Axel lo llena de orgullo darse cuenta que a la mujer de su padre le gusta su cuerpo. Ella siempre lo había despreciado haciéndole sentir que vale menos que su hermano pero ahora él se da cuenta que le resulta atractivo. La mira con cara de depravado. Ella no quiere descubrir sus sentimientos y le dice con mucho desprecio:
--¡¡ya te gustaría acostarte conmigo...¡¡
A él le duele el desprecio de ella. Tampoco quiere que lo vuelva a humillar. Con el mismo desprecio con el que ella le habla él le dice:
--¡¡jamás me acostaría con una puta ni que fueras la ultima mujer del mundo¡¡ ¿¿¡te has mirado al espejo? ¡¡ya no excitas a nadie...¡¡¡Demasiado usada’
Muy herida en su orgullo de hembra, Eugenia se le tira encima. Le saca la toalla y le estruja el pene. El uno se funden en brazos del otro. Ambos hacen el amor con pasión y con delicadeza. Están en shock felices por la unión, por haber saboreado el cuerpo del otro. Eugenia con orgullo de haber seducido a ese chico que tanto le gusta dice:
--y ahora qué...?
Axel cree que para Eugenia sólo ha sido un desafío y molesto le reprocha:
--sólo ha sido sexo para ti ¿no...?
Eugenia lo mira, a sus 18 años lo ve tan joven, tan tierno. Sabe que él tarde o temprano se cansará de ella y no quiere recibir esta humillación.
---claro... ¿¿¡qué si no?
--¡¡eres una zorra...¡¡
Él llora porque la ama...
--¡¡me das asco¡ --dice él.
A ella le duelen mucho las palabras de él así que los dos juegan a ver quien se humilla más:
--¡¡has abusado de mí... eres el peor amante que he tenido y mira que he tenido miles...¡¡
--¡¡Eres más puta de lo que pensé, solo una gran puta se acuesta con los dos hijos de su marido...¡
Aunque dolida, Eugenia finge risa:
--¿¿a los 3 minutos que has durado lo llamas acostarse...?? ¡¡por favor...¡¡ para que tienes esa artillería si no la sabes usar...?? --dice ella estrujándole los genitales-- ¿eres maricon o eras virgen?
--¡¡maldita puta...¡¡ --muy herido.
--¡¡maricón...¡¡
las palabras de la mujer lo ofenden mucho.
--¡¡yo soy muy macho¡ --ofendido en su orgullo de hombre.
--pues no se ha notado --con burla.
--¡¡lo que pasa es que con una golfa que apesta a demasiados hombres como tú gracias que se me ha levantado... a mi me gustas las mujeres sin tanto viaje... esas sí me la ponen gorda y no se me baja... ¡¡contigo ya es muy difícil de excitarse... solo un viejo como mi padre...¡
Ella lo bofetea. Le ha dado dónde más la lastima. A los dos les duele ofenderse...

jueves, 15 de julio de 2010

capitulo 24





Octavio y Marcos están los dos desnudos en la cama del primero, el uno al lado del otro.
--duérmete --le dice Octavio.
--no quiero... tengo miedo que no estés aquí cuando despierte...
Octavio lo mira con un falso cariño:
--Es más que probable, me tendrás que tener paciencia.
--¿y si cierro la puerta? ¿y si no te dejo salir? Puede dejarte encerrado hasta la noche, dar órdenes que no te dejen salir...
A Octavio no le interesa que Marcos esté con Álex ya que éste podría echar por tierra sus planes. --no hagas eso... No me puedes tener a la fuerza... sino el hechizo no funcionará... tu gran gesto de amor al cederme todos mis bienes no dejará indiferente al otro Álex...
Le acaricia la barbilla con un falso amor y le dice:
--confía en mí... todo saldrá bien... Júrame que no me buscarás... haz las cosas como yo te diga... En la noche nos vemos...
--está bien... haré todo lo que tú digas...
Marcos no tarda en dormirse confiado. Es el propio Octavio el que se va sigilosamente antes de amanecer, no le interesa que Álex sospeche que se ha visto con Marcos. Cuando Álex despierta se sorprende al encontrarse sin las cadenas.
--¡¡es una bestia¡ --dice con miedo.
La puerta está cerrada por dentro y las llaves dónde las dejó Cayetano.
--bueno, almenos ha dejado de molestar a ese pobre infeliz...
Le da mucha pena recordar la mirada ilusionada de Marcos, se le escapa alguna lágrima al imaginarse la pena de Marcos al no verlo más:
--entenderá que le he hecho un favor... cuando todo esto acabe le explicaré... almenos espero que podamos ser amigos...
Suena su celular. Es Cayetano.
--¿¿qué tal has pasado la noche??
--creo que bien... Octavio ha roto las cadenas...
Cayetano está impresionado:
--¡¡eso es imposible...¡
Con cara de resignación Álex dice:
--Yo ya no creo que haya nada imposible... almenos tengo la seguridad que no ha salido de la casa... ¿vienes esta noche?
--No, no lo creo... El viaje es largo y por más que he buscado pues no logro encontrar nada...
Álex está desesperado:
--¡¡maldita sea¡¡ ¡¡lo tenemos que parar... siento que el tiempo se acaba, tengo miedo que haga algo irreparable...¡¡
Cayetano está muy excitado al sentir la voz de ese hombre que tanto le gusta. Le estremece. Quisiera poder haberle tenido buenas noticias para hacerle cumplir a Álex su promesa de una vida a su lado:
--te juro que te ayudaré...
--ya está bien... date prisa...
--¿y qué harás?
--si Octavio se conformó con quedarse pues espero que esta noche haga lo mismo...
Álex no quiere pensar en eso y Cayetano no le quiere decir que le parece muy extraño que si Octavio ha roto las cadenas se conforme con quedarse encerrado pero no le dice nada para no ponerle nervioso. Está seguro que el que se hayan conocido no es una casualidad, que están destinados a estar juntos. Está convencido que logrará salvar a Álex y tenerlo en su vida... Álex no tiene ganas de salir. Se la pasa mirándose el anillo que tiene en el dedo, trata de pensar en algo que lo ayude. Va curioseando por ahí para pasar el rato. Marcos se queda triste ante la cama vacía aunque no es algo que le sorprenda. Eso le da fuerzas para luchar. LLama a su abogado y aunque al principio el hombre no quiere hacerle el traspaso de bienes lo hace y en secreto a cambio de una muy buena comisión. ASí que los días previos a la firma de traspaso, Álex se queda todo el día encerrado en la casa, se encuentra en el mismo sitio en la mañana así que no imagina que en las noches Octavio le calienta la oreja a Marcos y que aunque éste echa de menos la calidez de la mirada de Álex la pasión por la belleza salvaje de Octavio mantiene la llama de la pasión encendida aunque en el fondo aspira a que cuando esto ocurra tenga las dos cosas: la pasión de su criatura del mar y la ternura de la mirada de Álex.

Está anocheciendo, Eugenia se ha quedado a trabajar en la oficina. La suya y la de Axel están la una enfrente de la del otro. A los dos les gusta mirarse de reojo. Él se trabaja. Cuando ella ve que sale se acerca a él y coqueta le dice:
--me llevas...?
--¡¡que te lleva tu amante...¡¡ --dice él rabioso.
--celoso? --dice ella divertida.
Él siente un gran deseo por ella pero le duele la lujuria que ve en sus ojos. Le duele que sea una perdida que se acueste con todos. Le duele que nunca haya hecho el intento de querer acostarse con él. La trata con odio para tapar lo que en realidad está sintiendo:
--¡¡me das asco... Puta...¡¡
Él se va deprisa. Ella le mira el culo.
--que buenorro está el condenado... --piensa.
Y Axel le gusta más que ningún otro hombre. Lo desea locamente y no entiende porque ella que ha sido tan segura de que todos los hombres se mueren por ella ahora no se atreve a lanzarse, ahora tiene miedo que él la vaya a rechazar. Axel se mete en el auto y ella con él.
--¿¿qué haces?
--¿¿y a ti que te parece? --dice ella coqueta.
Él tiembla, se muere de deseo. Los dos sienten mucho placer al estar juntos.
--¡bajate...¡
--¿¿es que tienes miedo de que descubra que la rabia que me tienes es porque me he acostado con todos menos contigo?
Ella coqueta le pone la mano en el muslo y aunque él se estremece. Él lo desea pero no quiere ser uno más en la lista de ella:
--tengo miedo que me violes... ya se sabe que con las rameras...
Eugenia aparta la mano:
--¡¡eres un maricón... nunca te violaría ni que fueras el último hombre en la faz de la tierra...¡
Herido en su orgullo de macho, Axel se le tira encima. Los dos se besan apasionadamente.
--me deseas... di que me deseas --suplica ella.
--te deseo tanto --jadea él.
Eugenia no sabe bien porque lo hace, se para. Se lo saca de encima:
--¡¡pues yo nunca me acostaría con un maricón...¡
Ella se va, le duele haberlo herido pero lo ha herido ella antes que él la hiera a ella. Marc se ha quedado casi en shock. No se esperaba eso. Golpea al volante con rabia. Le duele la humillación a la que lo ha sometido pero más le duele ver como se va en una moto con un chico de 16 años al que toca lascivamente.
--¡¡puta, perra...¡
No deja de decir pero con lágrimas con los ojos.

La noche en la que Álex, por mediación de Octavio, se convierte en el dueño de todo el imperio que disfrutan los Javiera los amantes lo celebran con Champagne. Brindan y se besan.
--¿y ahora?
Octavio no tiene ganas de hablar. Ahora que su nieto tiene todo lo que le corresponde su venganza está acabando pero de una forma demasiado rápida. No sabe qué hacer.
--no lo sé... esperar...
NUnca Octavio pensó que recuperar lo que le robaron sería tan fácil.
--¿cuando te volveré a ver?
--en la mañana...
A Marcos se le ilumina el rostro:
--¿entonces ya se acabó el hechizo? ya eres mío para siempre...
Octavio sabe que ya no necesita de Marcos pero igual quiere estar seguro que Álex ocupa su lugar:
--no, aún el Álex del día se tiene que convencer de tu amor...
--¿y cómo le hago?
--de entrada no me dejes salir...
--¿hablas en serio?
--Si, ya es hora que Álex sepa que es un hombre muy rico, ya es hora que sepa de tu sacrificio de amor...
Marcos se queda dormido feliz y muy abrazado a Octavio.

Álex despierta en brazos de Marcos.
--¡maldita sea...¡
Se levanta con cuidado de no despertarlo. Se viste en silencio. Al tratar de salir se da cuenta que está encerrado. Se desespera. Marcos se ha despertado en ese momento. Álex lo mira molesto:
--¿porqué me encerraste?
Marcos se levanta desnudo y le pone unas escrituras en sus manos.
--¿y esto?
--A partir de hoy eres el dueño de toda mi fortuna...
Álex se derrumba en la cama al ver su firma en el documento.


capitulo 23







Marcos está triste.
--No vino... No vino...
Tiene miedo que Álex no crea en él:
--¿y si me deja?¿y si no logro salvarlo del mar?
La pasión de Octavio y la mirada de Álex lo tienen fascinado. No imagina que son dos personalidades diferentes. Por primera vez en su vida tiene algo claro y quiere luchar por lo que desea:
--¡¡te voy a salvar aunque sea de ti mismo¡¡
Justo al salir de la casa una voz le penetra muy dentro:
--¿¿dónde vas?
Es la voz grave de Octavio. Marcos se gira estremeciéndose:
--Álex, mi amor...
A Marcos le sorprende encontrarse con esa mirada tan dura. Cuando estuvo con Álex no se dio cuenta pero ahora sí, ahora sí echa en falta la ternura de Álex. Octavio se muestra todo lo dulce que puede:
--¿¿qué te ocurre?
--Tu mirada es...
Octavio se da prisa, lo acaricia y Marcos se derrite. Pese a la crueldad de su mirada, la extrema belleza de Álex tiene loco a Marcos y cae a sus pies.
--¿vamos a tu cuarto? --pregunta Octavio seductor.
Marcos quiere hablar con él pero se deja llevar y hacen el amor como bestias... Octavio lo menos que quiere es hablar con Marcos aunque sabe que es preciso... Octavio se va quedando dormido. Marcos apoyado en su pecho le dice:
--¿será que podemos hablar?
Marcos está muy excitado. Como no lo está mirando a los ojos ha olvidado la dureza de la mirada de Octavio. Se siente feliz porque tiene el cuerpo que le gusta y pensando en la ternura de Álex ya todo es perfecto. Sólo falla que aunque los ojos de Álex hay ternura lo rechaza.
--¿¿qué quieres? --dice Octavio que se esfuerza en mostrarse contento.
--esta mañana me trataste feo... Creí que no ibas a volver...
Octavio le va a acariciando la cabeza. Marcos besa el fornido pecho de él. Octavio ha tenido tiempo de pensar una excusa.
--el mar me controla... el yo del día no creeré en ti.
Octavio hace que lo mire, le pone las manos en las mejillas y trata de trasmitirle toda la dulzura que su dureza le permite:
--¿no me quieres?¿no quieres luchar por mí?
Marcos lo desea y siente una gran necesidad de amarlo y de ser amado por él:
--daría mi vida por ti...
Octavio sonríe, Marcos no ve la ambición y la maldad de su mirada. Octavio se muestra tímido:
--tienes que luchar para salvarme...
Marcos lo mira desesperado:
--¿¿pero cómo? ¡¡tú tú del día no me deja¡¡
Octavio le pone la mano en el pecho con una ternura que no siente:
--eso te lo tiene que decir tu corazón...
Marcos le pone su mano sobre la de él:
--¿y cómo le hago? Yo haría lo que fuera pero ¿¿cómo retenerte?
Los ojos de Octavio brillan pero tiene que hacer como si no le gustara pedir lo que le está pidiendo:
--hay una manera...
--¿¿cual dime? ¡¡yo la hago...¡
Octavio se incorpora en la cama. Se sienta con los pies en el piso. Le da la espalda.
--No, olvidalo... No te puedo pedir eso...
Marcos abraza con desesperación:
--¡¡no, pídeme lo que sea...¡¡ ¡¡has sido el primer hombre en mi vida... el único...¡¡ ¡¡daría todo lo que tengo por ti¡¡
Como Marcos no lo ve, Octavio tiene la mirada llena de odio. Sonríe burlón.
--me da pena contigo... --dice con una preocupación y una sonrisa en los labios.
Marcos está muy abrazado a él:
--pídeme mi vida y te la doy...
Octavio le besa la mano y con la mirada de burla le dice:
--tu vida no me sirve de nada pero si me cedieras la mitad de tu bienes...
Marcos no lo duda:
--son tuyos...
Octavio lo mira incrédulo, no puede creer que todo sea tan fácil, que Marcos se tan tonto.
--¿hablas en serio? No quiero que pienses que te quiero engañar pero es que si yo soy el dueño de todo o de la mitad, en el día no te podré rechazar, tendré que aceptar el amor que me das...
Marcos piensa en uno segundos, a Octavio sólo por el placer de la carne le daría sin problemas la mitad pero la mirada de Álex le ha dado confianza y le dice:
--te lo cedo todo...
Octavio lo mira perplejo. No esperaba que todo fuera tan fácil:
--¿¿¡¡cómo?¡
Marcos sonríe. Cree que la sorpresa de Octavio es porque no le interesa. Cree ciegamente en él, en su hechizo del mar. Lo acaricia:
--si mi dinero te ayuda, lo pongo todo en tus manos, así no me podrás rechazar...
Ni de Marcos que lo considera tonto pensó que hiciera algo así, que fuera tan fácil sacarle lo que es suyo. Hasta le parece que pierde la gracia.
--si su abuelo levantara la cabeza... Toda la fortuna que él me robó, todo ese dinero bañado en sangre... devuelto a su legítimo heredero por unos cuantos polvos... --dice para sí.
Sus ojos brillan:
--estás seguro? --le pregunta para que no sospeche de sus intenciones.
Marcos lo acaricia. Lo besa. Le parece un sueño todo lo que está viviendo:
--a mí el dinero nunca me importo... me importas tú...
Octavio lo abraza con una falsa gratitud y le dice:
--te juro que cuando se rompa el hechizo te lo devolveré todo...
--no hace falta, además espero que después estemos juntos así que dará igual...
Octavio le pone las manos en las mejillas y dice:
--¿estás seguro?
Con una sonrisa Marcos le dice:
--Nunca estuve tan seguro antes...
Octavio lo abraza:
--¡me estás salvando la vida...¡
Marcos aferrado a él le dice:
--eres tú el que me la estás salvando a mí...
Octavio tiene que hacer un gran esfuerzo para controlar su odio, su desprecio, su sed de venganza para mostrarse cariñoso:
--pero me tienes que hacer un favor... No le digas nada de esto a nadie y ni siquiera a Álex...
Marcos lo mira sorprendido:
--¿hablas de ti mismo como si fueras dos?
--bueno, tú sabes que en el fondo lo somos... Álex está bajo el hechizo, no es el verdadero yo...
Aunque no se lo dice, Marcos piensa que es una pena porque la mirada de Álex lo llena de paz. Aunque confía que cuando pase lo del hechizo todo esté bien a Marcos no le gustaría perder esa mirada.
--¿y cómo le hacemos?
--Es posible que él, digo el yo que no es el que vale, ni siquiera te vuelva a buscar... en todo caso tú no debes buscarlo a él. Cuando tengas los papeles del traspaso de tus bienes me los guardas a mí, los firmaremos en la noche... --la voz de Octavio suena muy exaltada-- luego cuando Álex sea el dueño de esta casa, de la empresa... de todo, no se podrá negar y entonces ya el mar no me podrá encontrar...
Marcos siente que su corazón va a estallar:
--¿entonces estaremos siempre juntos y seremos felices?
--si claro --dice Octavio con una ironía de la que Marcos no se da cuenta...
Octavio no quiere seguir hablando, acaricia durante un largo rato a Marcos.
--me gustaría hablar contigo...
Octavio lo calla con un beso.