martes, 6 de julio de 2010

capitulo 14








Marcos (en grandes calzoncillos) y el desnudo Octavio están en la orilla del mar. Para Marcos es como un sueño porque no quería que la relación con ese hombre tan guapo fuera solo sexual. Octavio se sienta en la arena. Marcos a su lado. Lo toma de la mano.
--¿entonces no sabes exactamente lo que tengo que hacer para ayudarte?
Octavio lo mira, aunque su mirada está vacía lo compensa su seductora mirada que derretiría al más fuerte:
--amarme, dejarme que comparta tu vida conmigo...
Marcos abraza fuertemente a su amante del mar:
--tu vida es mía... todo lo mío es tuyo...
Los ojos de Octavio brillan con fuerza.
--sabes, no sé si tenga algo que ver pero una vez escuché que los anillos con historia protegían de todo mal...
Marcos no se da cuenta que todo en Octavio es planificado y no entiende lo que le quiere decir. Lo mira aturdido:
--¿un anillo con historia?¿a qué te refieres?
--Bueno sólo las grandes familias tendrían algo así... Un anillo antiguo... con el escudo de la familia... Un anillo que durante siglos Se dice que quien lo lleve está protegido...
Marcos lo mira pensativo:
--¿tu crees?
--bueno eso sí crees en la magia...
Marcos le sonríe, lo acaricia. le besa la mano.
--si no fuera por esa magia yo no te tendría aquí...
Octavio le pone las manos en las mejillas:
--¿y entonces?¿me ayudarás?
--si, porque yo estaba pensando... yo tengo un anillo como el que tu mencionas...
Octavio está muy ansioso. Está a punto de lograr lo que quiere:
--¿en serio? Los sellos con escudo son sólo para las familias más importantes...
Marcos con timidez dice:
--bueno, como la mía... supongo...
Aunque se muestra cariñoso, Octavio es todo odio:
--¡¡claro maldito¡ ¡¡a mi consta¡ --dice para sí.
--Mi abuelo tenía un anillo así, supongo que heredó de sus antepasados... Yo creo que sí tiene que tener varios siglos... Mi madre decía que era un símbolo de nuestra familia...
--¡¡es el símbolo de vuestro crimen, maldito¡ --piensa Octavi.
Procurando ser amable Octavio dice:
--seguro que es un anillo como el que habla la leyenda... tal vez con eso me ayudes... o sea el principio...
--¿ayudarte sólo por un simple anillo?
--No imaginas la magia que un anillo con siglos de antigüedad pueda tener... ¿es que no me lo darías?
Aunque es todo odio, Octavio procura ser amable:
--si claro. A mí nunca me gustó... No sé, me da mala vibra... Lo tengo guardado porque mi madre le tenía cariño pero nada más... Si te sirve de algo es tuyo... ¿¿crees que te pueda ayudar?
--creo que ese anillo me protegerá del mar... tal vez pueda quedarme para siempre a tu lado...
Marcos suspira, lo abraza:
--nada me gustaría más... pero ¿cómo le hacemos? No te quiero dejar solo... Si te vas tengo miedo que no te vuelva a ver... No quiero esperar a mañana a darte el anillo... Las horas sin ti se me hacen eternas... Ojalá sólo al darte el anillo ya te puedas quedar conmigo siempre...
Octavio lo acaricia con la máxima dulzura que su frialdad es capaz de fingir:
--pero hay algo que es importante... no tengo donde ir... para que el mar no me encuentre, para que no me haga regresar tengo que tener un lugar dónde esconderme de él,
--vamos a mi casa...
Los ojos de Octavio están brillando. Sabía que Marcos la ayudaría en venganza aunque no estaba seguro que fuera tan fácil.
--este maricón es más tonto de lo que pensé... --dice para sí-- todos los crímenes que cometió su abuelo para que luego todo cayera en manos de esta bonita que lo único que quiere es bajarse las bragas ante cualquier guaperas...
Marcos se da cuenta que Octavio está sonriendo aunque no se da cuenta que es por ambición.
--¿¿qué te ocurre?¿¿qué te da tanta risa?
--La emoción... ¿no vives sólo, no?
--No pero es mi casa... Sólo mía... Aunque no puedo echar al viudo de mi madre y a sus hijos nadie me puede impedir invitar a quien quieras...
Octavio procura hacerse el bueno ante Marcos:
--pero no me conoces... ¿estás seguro que lo quieres hacer?
Marcos le pone las manos en las mejillas.
--claro, yo hice el hechizo... fuiste un regalo del mar para mí...
Los dos se besan apasionadamente. Marcos está seguro que ese hombre es su salvación, que ahora que él esté en la mansión nadie lo va a humillar.
--¿vamos?
Marcos está muy ansioso, tiene prisas en estar en su casa con ese hombre.
--no puedo ir así --dice Octavio pícaro.
Marcos sonríe, se saca el bóxer y le da la camisa a Octavio.
--así no estarás tan escandaloso...
Mientras Marcos se pone sus jeans y la camiseta... Marcos se siente seguro ante Octavio y ambos entran por la puerta principal. De hecho él hace años que no usaba esa entrada pero quiere que Octavio se sienta importante. Marcos no imagina que el verdadero dueño de esa mansión es Octavio y que es una victoria para él estar de nuevo en esa, su casa... Marcos y Octavio entran en la casa. Octavio está feliz.
--Octavio de nuevo en casa --dice él para sí.
Octavio está entusiasmado mientras sube las escaleras reconociendo ese lugar:
--lo logré... lo logré... es el primer paso para recuperar lo que es mío –va murmurando.
Marcos lo lleva a su cuarto, con timidez le dice:
--supongo que compartiremos cuarto ¿no?
Octavio le sonríe, le guiña el ojo:
--desde hoy lo compartimos todo...
--sí todo...
Se abrazan. Los ojos de Octavio brillan por la ambición:
--en la casa pero recuerda de día no te reconoceré, tendrás que ser paciente hasta lograr romper el hechizo...
Marcos se aparta de él:
--haré todo lo que sea por ayudarte...espero que esto ayude...

Dentro de su armario hay una caja fuerte, Marcos desvela la combinación ante Octavio. Muestra el anillo.
--ahora es tuyo --dice mientras se lo da.
Octavio se lo pone muy excitado:
--mi anillo, es mío de nuevo... de nuevo mío... --dice para sí.
Marcos lo mira a la expectativa:
--notas algo...
--No pero estoy seguro que me protegerá del mar y que estaré siempre a tu lado...
Octavio besa a Marcos, poco a poco caen en la cama. Fornican. No tardan en quedarse dormidos. Álex está soñando. Se ve a él. En la playa... alguien lo dispara. Se ve que tiene un anillo, el mismo anillo que Marcos le regalara a Octavio. Ve como alguien le quita al muerto ese anillo y luego tira el cadáver al agua. Álex se despierta. Ya está amaneciendo... Recuerda su sueño sofocado. Tiene muy claro el recuerdo de ese anillo:
--¡¡quien tenga ese anillo es el asesino...¡
Incrédulo se da cuenta que lo tiene él. Es más se queda de piedra al verse desnudo y metido en una cama con Marcos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario